LIBRE XXI – Seguridad

La policía debe ser reformada, con unidades especializadas bien remuneradas, y tropa desconcentrada para cuidar a los ciudadanos en las calles.
Se deben mejorar las condiciones de la Policía, desde la administración, hasta la capacitación de los policías, de manera que se ganen la confianza de la gente y sean vistos como sus protectores. La profesionalización e institucionalización de la Policía es fundamental.

En el caso de las Fuerzas Armadas, éstas han demostrado lo importante que son, no sólo para preservar el orden cuando la policía es rebasada, sino también para la defensa de la integridad de la nación y la lucha contra el crimen organizado, que cada vez tiene más recursos.
Las Fuerzas Armadas deben ser fortalecidas, recuperar la institucionalidad, respetar la independencia de las Fuerzas Armadas (nunca más al servicio de una persona), potenciarlas para enfrentar al narcotráfico y crimen organizado, realizar tareas conjuntas con la Policía, cuidar el territorio nacional y apoyar en tareas de desarrollo del país.

FPV – Seguridad

Se quiere desarrollar una política de eguridad integral, combatir la delincuencia y criminalidad en todas sus modalidades, ampliar la cantidad de efectivos policiales para dar más seguridad en relación con la densidad poblacional. También se propone reconstruir los distritos policiales, reorganizar la estructura interna de la policía y realizar un ajuste salarial.
En el caso de las fuerzas armadas, éstas deben contribuir al orden interno, realizar tareas de prevención, atención de desastres naturales y apoyo en la erradicación el narcotráfico.

CREEMOS – Seguridad

Se propone poner en marcha en el segundo semestre del año 2020 un Plan de Emergencia para el Fortalecimiento de la Policía Boliviana, ejecutado por el Ministerio de Gobierno, y elaborado con la participación directa de la Policía Boliviana, desde su Comando General a los representantes de la tropa policial, para garantizar el equipamiento, mejorar las instalaciones y acuartelamientos que permitan desarrollar con eficiencia su misión constitucional y legal.

Teniendo en cuenta las importantes atribuciones legales y constitucionales que tiene la Policía Boliviana, no es justificable la diferencia salarial que presenta frente a los oficiales de las Fuerzas Armadas, lo que genera un malestar entre los integrantes del cuerpo policial.

Es necesario emprender un proceso de mejora salarial de la Policía Boliviana, hasta su equiparación con las Fuerzas Armadas, que permita un ingreso acorde con sus funciones y los riesgos profesionales a los que están sometidos todos los días los policías.

Se propone lograr la equiparación salarial entre miembros de la Policía Boliviana y las Fuerzas Armadas hasta el ejercicio financiero del año 2025, recortándose anualmente la diferencia en el un 20% a partir del año 2021.

 

ADN – Seguridad

Se establecerá un marco normativo para que la Policía Nacional pueda cumplir sus tareas de prevención y lucha contra la delincuencia sin ninguna interferencia partidaria. En el caso de las Fuerzas Armadas se debe resguardar la verdadera misión institucional: La defensa de la soberanía nacional.

CC – Seguridad

Se reconoce la labor patriótica de la Policía Boliviana por la democracia y se propone reformarla con la participación de los uniformados para darle mayor dignidad y eficiencia. La nueva política de seguridad ciudadana y la reforma integral de la Policía Boliviana serán ampliamente discutidas y consensuadas con la sociedad civil y los efecticos policiales para que respondan a un concepto amplio de seguridad, confianza, eficacia y respuesta oportuna y cualificada a los nuevos retos del siglo XXI.
Se propone realizar una auditoría técnica y académica de la Academia Nacional de Policías para llevar adelante una profunda reforma institucional que valorice el trabajo de los nuevos policías.
Se quiere garantizar mayor eficiencia y transparencia de la Policía boliviana y en consecuencia mayor seguridad a la ciudadanía, a través de la Entidad Autónoma de Probidad Pública, instancia responsable del monitoreo y control de las acciones de la Policía Boliviana en su interacción cotidiana con la ciudadanía a través de cámaras de registro en tiempo real de los operativos.
Es imprescindible que el Estado pueda garantizar el cumplimiento de los derechos constitucionales de las personas privadas de libertad. El hacinamiento y la captura de las cárceles por mafias organizadas, deben ser solucionados a la brevedad posible. La gestión debe ser compartida por la Policía, la Defensoría del Pueblo y la Justicia, a fin de suprimir la ilegalidad y la injusticia que se ha apoderado del régimen penitenciario.

MAS – Seguridad

Se quiere garantizar las condiciones más apropiadas para una política de seguridad ciudadana.
En este sentido, se busca impulsar la modernización de la Policía y de las Fuerzas Armadas.continuaremos con la tan necesaria reforma policial, para asegurar la idoneidad de la institución que debe estar al servicio de la población,
especialmente en lo referido a la seguridad ciudadana.