LIBRE XXI – Seguridad

La policía debe ser reformada, con unidades especializadas bien remuneradas, y tropa desconcentrada para cuidar a los ciudadanos en las calles.
Se deben mejorar las condiciones de la Policía, desde la administración, hasta la capacitación de los policías, de manera que se ganen la confianza de la gente y sean vistos como sus protectores. La profesionalización e institucionalización de la Policía es fundamental.

En el caso de las Fuerzas Armadas, éstas han demostrado lo importante que son, no sólo para preservar el orden cuando la policía es rebasada, sino también para la defensa de la integridad de la nación y la lucha contra el crimen organizado, que cada vez tiene más recursos.
Las Fuerzas Armadas deben ser fortalecidas, recuperar la institucionalidad, respetar la independencia de las Fuerzas Armadas (nunca más al servicio de una persona), potenciarlas para enfrentar al narcotráfico y crimen organizado, realizar tareas conjuntas con la Policía, cuidar el territorio nacional y apoyar en tareas de desarrollo del país.