LIBRE XXI – Corrupción

Se propone cambiar la Ley de Compras, introduciendo las mejores prácticas internacionales, de manera que las compras del sector público sean competitivas (que no sean adjudicaciones directas), que sean transparentes, que faciliten el control (control social y de la contraloría). Es importante el fortalecimiento de la Contraloría, para que, en un proceso de modernización, incorpore la tecnología y realice auditorías de las compras estatales con las mejores prácticas internacionales.
También se quiere impulsar la creación de la Superintendencia de Compras, con participación de la Sociedad Civil, de manera que quien sienta que una licitación está dirigida, que un proceso ha sido amañado, que existe sobre precio, etc., tenga una instancia independiente, con participación de la sociedad civil, de manera pública y ágil, de respuesta a los reclamos y quejas.
Se espera contar con Ministerio Público y Justicia independiente y fortalecida en la lucha contra la corrupción.